¿El cambio climático puede afectar a las empresas?

Muchas personas cuando escuchan sobre el cambio climático lo ven como algo lejano, que se relaciona con inundaciones, basureros o con los osos polares en los témpanos de hielo derritiéndose, sin embargo, el cambio climático es más que eso. Puede afectar la seguridad alimentaria, la disponibilidad del agua, afectar la salud humana y sus actividades económicas.

Pero, ¿qué es el cambio climático?

Para poder hablar de cambio climático propiamente, debemos comprender algunos conceptos.

Para que haya vida en la Tierra, ocurre un proceso natural llamado efecto invernadero. Este proceso es parte de un sistema donde existe una transferencia y transformación de energía en la atmósfera, la superficie terrestre y los océanos (Diario de aprendizaje 2015, Academia REDD+).

Durante el efecto invernadero, el dióxido de carbono presente en la atmósfera, junto con el metano, óxido nitroso, entre otros gases de efecto invernadero (GEI), evitan que la radiación calórica que llega a la superficie terrestre se refleje en ella y regrese al espacio exterior, lo que provoca un calentamiento de la atmósfera terrestre.

Como mencioné anteriormente, este fenómeno es importante para que se dé la vida en la Tierra, sin embargo, por las actividades humanas principalmente la quema de combustibles fósiles, como el carbón, el petróleo y el gas, se producen mayor cantidad de GEI lo que conduce a que el calor queda atrapado en la superficie terrestre, teniendo como consecuencia cambios en los patrones climáticos, dando como resultado el cambio climático.

Photo by Wendy Wei on Pexels.com

La Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), en su artículo 1, define el cambio climático como el “cambio de clima atribuido directa o indirectamente a la actividad humana que altera la composición de la atmósfera global y que se suma a la variabilidad natural del clima observada durante períodos de tiempos comparables”.

Relación del cambio climático con las empresas

El cambio en el clima afecta a las empresas, desde sus infraestructuras hasta sus inversiones, esto se traduce en un aumento de la vulnerabilidad y riesgo de la empresa, sus proveedores y sus clientes.

Aquellas empresas que no consideren los posibles impactos del cambio climático en sus estrategias de negocio así como financieras, están condenadas a tener pérdidas.

Para ejemplificar sencillamente, cómo el cambio climático puede afectar a una empresa, pensemos que eres el dueño o la dueña de una empresa agrícola.

Si los patrones de lluvia cambian dándose una sequía prolongada, tendrás pérdidas en tus cosechas. Si no logras producir, perderás el capital invertido y a su vez, tus empleados se verán afectados porque no tendrás cómo pagarles. Uno de estos empleados, con la remuneración que le brindabas, podía hacerse a cargo de la compra de medicamentos para su madre convaleciente.

Otro ejemplo, supongamos que al ser dueño de esta empresa agrícola, donde se producen pimentones que son la base para hacer jaleas artesanales de una emprendedora, dejas de surtirle este insumo.

Photo by Eva Bronzini on Pexels.com

La actividad económica de esta emprendedora se verá afectada ya que eras su proveedor principal por la calidad y accesibilidad de precio, poniendo en riesgo su pequeño negocio, negocio que permite enviar a sus hijos al colegio.

Si vemos paso a paso, como una sequía prolongada pudo afectar a tantas vidas porque tu empresa no estaba preparada para estos impactos, que se verán acrecentados producto del cambio climático, podemos evidenciar e imaginar cómo pueden verse afectada drásticamente la economía desde otros rubros.

En otras palabras, para este ejemplo la falta de disponibilidad del agua, afecta las cosechas creando un impacto negativo no sólo a nivel económico, sino también a la seguridad alimentaria del país.

También se da una afectación a la salud, ya que las cosechas tendrán bajo rendimiento y las personas no se alimentarán adecuadamente, sufriendo así enfermedades de mal nutrición como obesidad y desnutrición.

Es por ello que las empresas en general, deben definir según su rubro, aquellos posibles impactos negativos producto del cambio climático para restar vulnerabilidad en sus actividades y ser parte de acciones de mitigación y adaptación.

En un próximo artículo, abordaremos cuáles son las acciones de mitigación y adaptación al cambio climático que pueden emplear las empresas.

Publicado por Carol P. Simon G.

Ingeniera Ambiental apasionada por la educación ambiental, el trabajar y comprender a las personas.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: